<p>Profesores de minería comparten sus opiniones acerca del futuro profesional de los actuales graduados en el sector.</p>
Mostrar pie de fotoOcultar pie de foto

Profesores de minería comparten sus opiniones acerca del futuro profesional de los actuales graduados en el sector.

A fuerza de ideas

Los cambios en la minería se producen con cierta lentitud. Si la industria quiere invertir su “déficit acumulado de innovación transformacional” (Ernst & Young, 2014), debería empezar con los egresados de las escuelas de minas. Solid Ground consultó a profesores del área sobre cómo influyen en la formación de profesionales las nuevas condiciones de la industria y qué se puede hacer para influir positivamente en el futuro de la minería.

MINESTORIES: ¿Aumenta o disminuye el número total de estudiantes en los programas de minería? ¿Y por qué?

PETER KNIGHTS: Creemos que hay una caída de las inscripciones en las carreras de ingeniería de minas y se debe a dos factores. El primero es la falta de seguridad laboral en la industria minera. En los últimos cuatro años, unas 20.000 personas que trabajaban en los sectores de minería y recursos naturales en Australia han perdido su empleo. Hay una falta manifiesta de proyectos nuevos capaces de generar oportunidades de empleo. El segundo factor es la preocupación por el futuro del carbón mineral, vinculado estrechamente a temores respecto al cambio climático. Sin embargo, las perspectivas son positivas ya que la mayoría de las previsiones de crecimiento indican que crecerá el número de megaciudades en Asia durante el próximo medio siglo y necesitarán el carbón coque producido en tres cuartas partes de las minas de carbón en Queensland.

CATRIN EDELBRO: Ciertamente. El número de estudiantes está relacionado con el precio de los minerales. Si los precios son altos, se habla de ello en la prensa o en Internet, y en general, esto atrae a los estudiantes a nuestro sector.

MS:¿Gué tipo de competencias suelen buscar las empresas mineras? ¿Y cómo han ido cambiando esas preferencias?

CARLA BOEHL: Las empresas quieren líderes listos para trabajar. Nosotros trabajamos estrechamente con las empresas mineras y continuamente nos van informando de sus necesidades en los talleres que organizamos con ellas.

CE: Las empresas más grandes siguen pidiendo expertos y especialistas que salen de nuestros programas tradicionales de máster. Pero las empresas pequeñas y medianas (PYME) necesitan graduados con una formación más emprendedora, que puedan rendir desde el primer día. La generación joven parece tener -o podría tener- una mentalidad más innovadora y emprendedora, por lo que conviene a las universidades estrechar la colaboración con la industria y las PYMEs. Los estudiantes prefieren tratar con problemas complejos en situaciones reales y no con problemas teóricos bien definidos pero muchas veces poco realistas. Tanto los estudiantes como los docentes deben trabajar desde una perspectiva más interdisciplinaria.

<p>CATRIN EDELBRO<br />
Catedrática de Ingeniería Minera y Geotécnica. Departamento de Ingeniería Civil, Medioambiental y de Recursos Naturales. Universidad Tecnológica de Luleå </p>

CATRIN EDELBRO
Catedrática de Ingeniería Minera y Geotécnica. Departamento de Ingeniería Civil, Medioambiental y de Recursos Naturales. Universidad Tecnológica de Luleå

PK: Las empresas mineras han buscado ingenieros de minas técnicamente competentes para tareas de planificación, programación y operaciones. Pero con el tiempo, el espectro de competencias se ha ido ampliado con la conciencia en temas socioambientales y la capacidad de trabajar en equipos multidisciplinarios. El uso creciente de máquinas automatizadas y centros de teleoperación, exige a los ingenieros competencias en los fundamentos del control y el análisis de datos.

MS: ¿Cómo pueden las universidades ayudar a cerrar las brechas de competencias, a medida que la minería se aleja del suelo y entra en la nube a través del uso de Big Data?

<p>PROFESSOR PETER KNIGHTS<br />
Catedrático y Director de la División de Minería. Escuela de Ingeniería Mecánica y de Minas. Universidad de Queensland </p>

PROFESSOR PETER KNIGHTS
Catedrático y Director de la División de Minería. Escuela de Ingeniería Mecánica y de Minas. Universidad de Queensland

CB: Las universidades ya están desarrollando capacidades, sobre todo en informática y gestion de datos. En la Escuela de Minas de Australia Occidental, hacemos hincapié en la analítica de datos masivos, simulación, modelización, optimización y visualización.

CE: Una de nuestras visiones es “cero entrada”, es decir, sin presencia humana en la zona de producción. A la larga, significa que los datos serán recolectados en el futuro por sensores, equipos escaneadores, fotogrametría, etc. La nueva generación de ingenieros debe ser capaz de analizar y evaluar los datos con técnicas distintas a las de hoy. Las universidades tienen que seguir impartiendo conocimientos básicos pero colaborar estrechamente con la industria para enseñar a los estudiantes cómo interpretar los datos.

PK: La Universidad de Queensland pretende dar más peso a la ingeniería de sistemas en la carrera de ingeniería de minas. La capacidad de comprender y modelar sistemas complejos es imprescindible para crear sistemas autónomos y también para resolver problemas socioambientales multidisciplinarios complejos.     

MS: ¿Como puede la colaboración entre el mundo académico y el sector privado atraer y retener nuevos talentos a la minería?

CE: En otros sectores, como el diseño mecánico o técnico, es habitual hablar de modelos de negocio en lo referente al desarrollo de productos. La gente que se dedica a la minería todavía no usa ese lenguaje. La “oferta estándar” de las escuelas de negocios debe plasmarse en un contenido que sea específico para el sector de la minería.

CB: La investigación pública es un ámbito crítico. Un pequeño aumento de nuestra eficiencia a la hora de transformar la investigación en innovación puede traer recompensas sustanciales. La historia muestra que cuando hay colaboración, se consiguen grandes resultados e innovaciones exitosas.

Es evidente que la industria y la universidad deben innovar en su actitud respecto a la colaboración y la diversidad. No solo en atributos como el género sino también en diversidad de pensamiento, habilidad y experiencia. Para las universidades, eso significa alinear mejor la investigación, comunicar más abiertamente los hallazgos y ser más flexibles. Para la industria, se trata de pasar de una mentalidad filantrópica a la oportunidad comercial, buscar y favorecer relaciones de investigación duraderas con las universidades, conectando a sus investigadores con la industria.
 
PK: La colaboración es esencial para atraer y retener el talento. La universidad puede impartir la parte teórica pero si los estudiantes no ven cómo funciona la teoría en la práctica, no habrá una verdadera comprensión.

<p>CARLA BOEHL<br />
Catedrática e investigadora de Gestión de Activos de Ingeniería. Coordinadora de Curso MEA. Escuela de Minas de Australia Occidental, Universidad Curtin. </p>

CARLA BOEHL
Catedrática e investigadora de Gestión de Activos de Ingeniería. Coordinadora de Curso MEA. Escuela de Minas de Australia Occidental, Universidad Curtin.

MS: Hay toda una generación de mineros que se aproxima a la jubilación, llevandose muchos años de conocimientos y experiencias. ¿Cómo se prepara la industria?

PK: Yo sostengo que existe una generación joven de ingenieros de minas que fueron ascendidos demasiado rápido a puestos de responsabilidad. Como resultado, tenemos un déficit de ingenieros superiores de minas con la profundidad de experiencia necesaria, que generalmente se traduce en más de 10 años de experiencia técnica. Los ingenieros nuevos necesitan contar con el asesoramiento de los veteranos; creo que habrá muchísimas oportunidades para esos ingenieros jubilados como asesores.

CB: Lo positivo salta a la vista, porque muchos miembros de esas generaciones que se van retirando han acumulado experiencia simplemente haciendo la misma cosa una y otra vez. Por lo tanto, es mejor traer “aire fresco”, nuevas formas de dirigir y solucionar problemas, y diversidad. Sí, es triste ver como algunos de los grandes líderes y empresarios, que todavía pueden aportar mucho durante unos cuantos años más, se ven obligados a pasar a retiro. Pero el ciclo del envejecimiento es así y nadie aún ha inventado la píldora mágica que nos mantenga vivos y sanos para siempre.